El Marino cierra la temporada con victoria
Los tinerfeños remontaron el tanto inicial de Alejo, y se impusieron a 
Las Palmas C

MARINO

David; Nami, Mayid (Ricky, 67'), Héctor Pano, Ubeda; Prince, Josito, 
Kevin; Zeben (Connor, 67'), Yassine (Pedro, 67') y Hamed.

LAS PALMAS C
Nico; Benji, Sito, Omar, Dani, Juan, Alejo; Aythami Rodríguez (Vallejo, 
58'), Perera Ale Hernández y Arysay (Manise, 74').

ÁRBITRO
Johan González Rodríguez. Amonestó al visitante Omar.

GOLES
0-1 (18'): Alejo. 1-1 (27'): Hamed. 1-2 (43'): Dani. 2-2 (44'): Zeben. 
3-2 (85'): Nami.

INCIDENCIAS
Antonio Domínguez. Césped en buenas condiciones. Tarde agradable. 
Presenciaron el encuentro unos 50 espectadores.

El Antonio Domínguez cerró la temporada 17-18 con victoria. El Marino 
impuso su ley ante Las Palmas C. En un partido cargado de constantes 
intercambios de golpes, fue factor clave el tanto anotado por Nami en 
los instantes finales de partido.

Los primeros 45 minutos transcurrieron de manera frenética. Ambos 
conjuntos no especularon y saltaron al verde con la firme intención de 
adjudicarse los tres puntos. Los locales fueron los primeros en 
aproximarse en el minuto 14. Aunque Yassine no pudo superar a Nico, pese 
a tenerlo todo a favor.

Quien no fallaría sería el filial de la Unión Deportiva. Corría el 
minuto 18, cuando Alejo recogió un balón largo desde la defensa. El 
atacante ganó en velocidad a sus marcadores y se plantó solo ante el 
meta David, al que superó para inaugurar el electrónico.

Pocos minutos más tarde llegaría la réplica tinerfeña. Hamed recibió el 
cuero en el interior del área y, tras darse rápidamente la vuelta, puso 
las tablas de fuerte tiro cruzado.

Pasaba el tiempo y el ritmo no bajaba. Fue entonces cuando Las Palmas C 
volvía a dar otro zarpazo en el luminoso. En el minuto 43, Alejo sacó 
una falta de manera magistral. Ésta la recibió Perera, quien filtró un 
pase para Dani. El atacante recibió y no perdonó. Volviendo a poner por 
delante a los suyos.

Poco le duraría la alegría al cuadro grancanario; ya que a la jugada 
siguiente llegaría el empate del Marino. Zeben robo el esférico en la 
línea media y, sin pensárselo, lanzó un zapatazo que se terminó colando 
por la escuadra de la meta defendida por Nico.

Tras el paso por vestuarios el partido cambió por completo. Los dos 
equipos bajaron sus prestaciones. El cansancio físico y el no jugarse 
nada, deportivamente hablando, pasó factura. Sin embargo, los del 
Antonio Domínguez aún tendrían una alegría guardada para su afición. 
Cuando en el minuto 85, Nami anotaba el definitivo 3 a 2 en el marcador.
*ACAN*

87.5 FM
 
Publicidad
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=